El sábado 22 de septiembre de 2012,
al empezar el otoño
en la ciudad de la eterna primavera,
a la hora en que el sol brilla en lo mas alto del cielo,
formalizamos nuestra unión ante familiares y amigos
(y el Estado Mexicano)

El sábado 29 de septiembre,
se mantienen largos los manteles
y junto con más amigos hacemos otra fiestita...
Menos formal, ¡pero no por eso menos significativa!

Y, como nos sentimos festivos e inocentes,
(¡y no lo tomen como broma, porque no lo es!)
el viernes 28 de diciembre, en la ciudad del Gran Río
festejaremos una vez más,
con nuestros amigos y nuestra familia del Hemisferio Sur
(o por lo menos, de la República Argentina)
– Gunnar y Regina